Subscribe Us

Comisión de Seguridad Social y CONSAR preparan nueva ley del SAR.





*Coinciden en la necesidad de frenar el gasto de 7 mmdp en promociones de las Afores, a cargo de las cuentas de los trabajadores
El Senado de la República y la Consar emprendieron pláticas para reformar la ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), con el objetivo de frenar el gasto “irracional” de 7 mil millones de pesos que realizan las Afores para su promoción comercial, a cargo de las cuentas de los trabajadores.





Dicha promoción implica la formación de “ejércitos” que suman 43 mil  promotores que participan en una “guerra” de traspasos de cuentas de ahorro para el retiro, de las cuales el 50 por ciento son captadas por instituciones financieras que ofrecen menor rendimiento.
El presidente de la Comisión de Seguridad Social, Fernando Enrique Mayans Canabal, reprobó el gasto publicitario de las Afore, cuando debido a las altas comisiones que cobran  y los bajos rendimientos que ofrecen a los trabajadores, estos no gozarán de pensiones dignas.
La misma Consar apunta que dentro de esta “guerra” de traspasos, en los últimos cinco años las Afore han ofrecido entre 6 y 11 por ciento de rendimiento anual, este diferencial de cinco puntos porcentuales al final de la vida laboral se traduce en una pensión de 40 por ciento menor o mayor.
Lo anterior contrasta con las plusvalías generadas por las Afore, de 36 mil 531 millones de pesos entre enero y octubre de este año, a pesar de las minusvalías registradas en los meses de mayo, junio y agosto, derivadas de os vaivenes económicos.
Ante ello,  Mayans Canabal, de extracción perredista,  expresó: “Es impresionante, es algo catastrófico de la barbarie, que se registren  2.1 millones de traspasos, por promotores que se dedican a engañar a la gente, porque además del 50 por ciento de las cuentas se van a Afores de menores rendimientos; esto es una lucha desleal, un vil y sucio negocio”, donde se aprovechan de la ignorancia de los trabajadores.
En lo anterior coincidió el senador priísta Isaías González Cuevas: “Esos  7  mil millones de pesos seguramente le cuestan a los  derechohabientes, al ahorrador”, por lo que se pronunció porque la Consar someta a las Afores “para evitar esta guerra de traspasos que no es sana para el sistema, pues por esta situación la gente tiene desconfianza y no ahorra de forma voluntaria”.
En ese mismo sentido, el senador panista Carlos Mendoza Davis propuso que,  salvo condiciones especiales, se faculte a la Consar a prohibir las promociones de traspaso a Afores de menor rendimiento, pues “aunque esto pueda inhibir la competencia, permitiría detener la pérdida de miles de millones de pesos por una promoción dolosa”.
El  presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez Fuentes, expuso que la propuesta de reforma al SAR tiene precisamente la intención de “frenar esta guerra comercial de 7 mil millones de pesos que no es benéfico para nadie; sólo están ganando realmente algunas Afores, que no son las mejores necesariamente”.
Puntualizó que las Afore erogan el 39.5 por ciento del total de su gasto en actividades comerciales, lo cual representa 7 mil millones de pesos,  principalmente para la contratación de promotores.


Reconoció la validez de que las Afore busquen crecer orgánicamente; “sin embargo  le damos hay un punto donde hay un gasto irracional”, que se debe detener, sin limitar la competencia.
La propuesta del Ejecutivo Federal, refrendó,  va en este sentido  y permitiría además resolver problemáticas aleatorias, como el que 50 por ciento de las cuentas se traspasen a una Afore con menores rendimientos, esto producto de la inversión que realizan las instituciones financieras privadas en el pago a promotores, para atraer carteras de los trabajadores.
Además de ofrecer menores rendimientos, las Afore incurren en otras irregularidades, como la tardanza en el registro de los nuevos trabajadores de bajos ingresos, las cuales representan el 62 por ciento de la cuentas.
A lo anterior se suma que el régimen de inversiones está rezagado respecto a la evolución de los mercados financieros y los incentivos de inversión de largo plazo no están alineados con los de los trabajadores; el financiamiento de proyectos productivos está restringido por la ley; existe dispersión en rendimientos y comisiones;  y existen límites en la diversificación de la cartera.
Por otra parte, la base de datos del SAR no incluye información explícita de los beneficiarios y estos enfrentan dificultades al efectuar trámites en caso de fallecimiento del trabajador.
En el caso específico de los trabajadores, estos tienen un bajo nivel de educación financiera y, por tanto, desconocen las necesidades futuras del ahorro para obtener una pensión favorable.
Bajo estos argumentos, Ramírez Fuentes presentó ante la Comisión de Seguridad Social la propuesta del Ejecutivo Federal para reformar ocho aspectos de la arquitectura del SAR:

1. Cambios al esquema de comisiones.
2. Adopción de un nuevo modelo de traspasos.
3. Mejora al proceso de selección de Afore para trabajadores de nuevo ingreso e intermitentes.
4. Incentivos al ahorro voluntario.
5. Fortalecimiento del gobierno corporativo.
6. Mayor diversificación del Régimen de Inversión.
7. Facilidades para la designación de beneficiarios.
8. Mayor difusión y promisión de la importancia del ahorro para el retiro.


Publicar un comentario

0 Comentarios